martes, 13 de enero de 2009

La paternidad "civiliza" al hombre

Miércoles, 9 de noviembre de 2005 - 16:12 GMT



BBC Mundo Ciencia

La paternidad reduce significativamente los niveles de testosterona, la hormona sexual masculina, según demostró un estudio.

Padre con su hijo.
Los hombres con menores niveles de testosterona se comportan de manera más "civilizada".
La investigación llevada a cabo por varias universidades estadounidenses comparó los niveles de la hormona en hombres solteros y casados, con hijos y sin hijos.

El estudio publicado en las Actas de la Sociedad Real, de Gran Bretaña, descubrió que, entre todos los hombres analizados, los padres tenían los niveles más bajos de testosterona.

Según los científicos, esta reducción podría ser la forma como la naturaleza se asegura de que los padres se comportan de manera "civilizada" y no agresiva frente a sus hijos neonatos.

"El individuo que tiene testosterona alta tiende a ser más agresivo y más activo y esto puede explicar ciertas conductas sociales", explicó a BBC Mundo el doctor Eduardo Bustos, experto en andrología de la Universidad de Chile.

"Esta hormona es responsable de la líbido, el deseo sexual, así que entre más alto el nivel de testosterona, mayor la actividad sexual del individuo", agrega.

Es por eso que los bajos niveles de testosterona pueden reflejar el retiro del individuo de la "competición sexual" y su mayor participación en el cuidado paterno.

Reproducción

Los investigadores de la Universidad Charles Drew de Medicina y Ciencia en Los Ángeles, la Universidad de Harvard y la Universidad de Nevada, analizaron a 126 hombres de entre 21 y 38 años.

Padre y su hiojo
Los investigadores encontraron los niveles más bajos de testosterona en los hombres con hijos.
Además de llenar un cuestionario, los individuos dieron a los investigadores dos muestras de saliva, en la mañana y en la tarde.

Los 66 hombres solteros mostraron niveles de testosterona ligeramente más altos a los 30 hombres casados sin hijos.

Pero los 30 padres tenían niveles de la hormona significativamente más bajos que los hombres sin hijos, fueran casados o no.

Estudios anteriores, casi todos llevados a cabo en América del Norte, ya habían demostrado que los niveles de testosterona en los hombres están asociados con la lucha por la reproducción masculina.

Los bajos niveles de la hormona, por otra parte, se han relacionado con los intentos de afiliación del hombre, de establecer vínculos y cuidados paternos.

Para analizar tendencias culturales más amplias, los científicos decidieron en esta investigación analizar los niveles de testosterona en la saliva de hombres chinos.

El doctor Peter Gray de la Universidad Charles Drew afirma que los datos obtenidos, los primeros fuera de América del Norte, "apoyan la teoría de que los niveles de testosterona difieren según los esfuerzos de apareamiento y paternidad del hombre".

"Cuando hablamos de testosterona generalmente la relacionamos con la función reproductiva", explica el doctor Eduardo Bustos.

"Pero ese es sólo un aspecto de la función de la testosterona en el organismo", agrega.

Esta hormona, explica el investigador, ayuda al individuo a desarrollar mayor fuerza muscular y mayor actividad física.

"Porque entre los otros roles de la testosterona están el control del metabolismo, particularmente del hueso y el músculo", afirma el andrólogo.

Sociedad

El individuo que tiene testosterona alta tiende a ser más agresivo y más activo y esto puede explicar ciertas conductas sociales
Eduardo Bustos, Universidad de Chile
Pero en la paternidad obviamente también interfieren los elementos sociales.

Algunos psicólogos encuentran en el estudio patrones reconocidos, particularmente las conductas que se ven en los animales cuando la reducción hormonal los conduce a cuidar de sus crías.

Pero según el doctor Eduardo Bustos, la muestra de este estudio no es suficientemente grande para poder establecer una tendencia.

"En la población humana además de la parte hormonal, hay una serie de otros factores como las tradiciones y la herencia cultural que afectan la conducta", dice.

"No estamos definidos tan claramente como los animales".

De cualquier forma, agrega el experto, el estudio es interesante y "novedoso" porque nos permite conocer más sobre un tema que hasta ahora ha sido poco explorado: la fisiología reproductiva del varón.

"Comparado con lo que se sabe de la reproducción femenina", dice Eduardo Bustos, "hasta el día de hoy conocemos muy poco sobre las señales endocrinas que regulan al testículo".