viernes, 17 de abril de 2009

Una hormiga amazónica renuncia al sexo y prescinde de los machos


  1. La 'mycocepurus smithii' se reproduce por clonación de la reina de la colonia
  2. Los autores del hallazgo destacan las ventajas de un mundo de hembras y asexual


RAFAEL TAPOUNET EL PERIÓDICO
BARCELONA

En la mitología griega, las amazonas eran una casta de mujeres guerreras que vivían en un reino independiente que los autores de la época situaron junto al mar Negro, en la actual Turquía. Según algunos relatos, los varones no tenían permiso para residir en el país de las amazonas ni para mantener relaciones sexuales con ellas, aunque, para evitar la extinción de su pueblo, estas visitaban una vez al año a sus vecinos los gargarios con ánimo reproductivo. Las niñas que nacían de estas uniones permanecían junto a sus madres, pero los niños varones eran sacrificados o enviados de vuelta al país de sus padres. Resulta un sugerente guiño de la naturaleza que sea precisamente la selva amazónica el lugar de donde procede una especie de hormigas que ha evolucionado hacia una población formada únicamente por hembras tras renunciar al sexo, prescindir de los machos y desarrollar un sistema de reproducción basado en la clonación.


El hallazgo, publicado en el último número de la revista Proceedings of the Royal Society B., se debe a un equipo de científicos dirigidos por la bióloga Anna Himler, de la Universidad de Arizona, que, después de analizar el ADN de varios especímenes de la hormiga amazónica mycocepurus smithii, descubrió que todos los ejemplares eran clones de la reina de la colonia. La posterior disección de los animales permitió comprobar que su aparato reproductivo se había degenerado de tal manera que les resultaba imposible copular con otros de su especie.
Así pues, son las hormigas reinas las que controlan la población de las colonias, produciendo hijas idénticas. Las obreras, en cambio, son estériles. Una doble condena. El de la mycocepurus smithii es el primer caso documentado de hormigas que se reproducen sin sexo. Se da la circunstancia de que, para alimentarse, esta especie cultiva unos jardines de hongos que también se reproducen de forma asexual, por clonación, y los investigadores consideran que tal vez ahí resida la clave que explique esta inusual pauta evolutiva.

BÚSQUEDA DE RESPUESTAS


"Aún no conocemos con exactitud por qué esta especie en particular ha evolucionado de este modo ni cuánto tiempo ha durado el proceso", admitió en declaraciones a la BBC la doctora Anna Himler, que anunció que se llevan a cabo diversos experimentos genéticos para tratar de avanzar en la búsqueda de respuestas.


Los responsables del estudio apuntan que un mundo sin sexo y habitado solo por hembras supone ventajas "indudables", como el "ahorro energético" y el incremento, hasta llegar al 100% de la población, del número de individuos potencialmente capaces de reproducirse. Para escarnio de las hormigas macho del mundo, los hechos parecen darles la razón: el aspecto que atrajo la atención de los investigadores sobre las mycocepurus smithii no fue su radical abstinencia sexual, de la que nada sabían entonces, sino su habilidad para cultivar una mayor cantidad de alimento que otras especies, una tarea que han estado llevando a cabo durante 80 millones de años.


El profesor de la Universidad de Lausana (Suiza) Laurent Keller, reputado experto en insectos sociales, calificó de "extremadamente rara" la evolución de este insecto puesto que, a su juicio, contradice el principio natural de que las especies asexuales son menos resistentes a los parásitos y a la enfermedad a causa de la falta de diversidad genética. "En una colonia de ejemplares clónicos, si una hormiga es propensa a contraer un parásito, todas lo serán --señaló--. Por esa razón, si eres asexual, no sueles durar mucho". Una ley no escrita que estas hormigas amazónicas han decidido combatir. Y, al parecer, con éxito.