sábado, 18 de abril de 2009

¿Cómo afrontan los hijos la separación de sus padres?


EUROPA PRESS


La custodia compartida es la situación “más parecida” a la vida matrimonial y la que menos perjudica a los hijos, por lo que “hay que apostar por ella”, según aseguró el psiquiatra Paulino Castells, para quien llevarla a cabo “es muy complicado y que exige un gran esfuerzo” por ambas partes. Con motivo de la publicación de su libro 'Los padres no se divorcian de sus hijos', el médico aplaudió que ahora la Justicia “confíe más en la custodia compartida y da, así, cada vez más la palabra a los hombres”.

Aunque reseñó que cada caso es diferente, su experiencia le dice que "ante dificultades de relación, siempre es preferible que se vayan con el pariente de igual sexo , ya que la ausencia del progenitor del mismo sexo repercute en el desarrollo afectivo y cognitivo de los hijos".

Castells señaló que pese a que una separación siempre es un ’shock’ para el niño, en muchas ocasiones es "la mejor opción", tanto para los padres como para los menores, a los que él llama "hijos del suspiro", pues cuando se les pregunta que cómo están tras la separación contestan con un suspiro de alivio, ya que para ellos supone "poner fin" a una mala relación que antes vivían constamente en casa. Además, consideró que a veces la separación sirve para que los menores "conozcan más" a uno de sus dos progenitores, ya que es frecuente que en la relación uno de los cónyuges "esté omnipresente y arrincone el otro", lo que dificulta que el hijo pueda conocerle tal y como es.

También, aseguró que tras un divorcio, la hija siempre está "más amparada" que el varón, porque ellas actúan con "sumisión y pasividad, lo que no molesta al entorno y hace que se vuelque a ayudarla". Sin embargo, el chico toma "una actitud de rebeldía e irritabilidad" hacia el exterior, y el entorno "rechaza" este comportamiento. En cuanto a la edad, afirmó que la adolescencia es el peor momento para afrontar una separación, ya que a estos años se "necesita un modelo de identificación muy fuerte" y cuando desaparece este personaje admirado, el joven se queda "huérfano" de esta imagen que es la que le ayudaría a madurar.

Por otra parte, Castells aseguró que la crisis afecta al número de divorcios, ya que "muchas parejas que estaban distanciadas por el trabajo, al perder el empleo pasan más tiempo en casa y, por tanto, chocan más". La otra tendencia, es una reducción del número de divorcios, pues los trámites son "muy caros y este no es el mejor momento para hacerlos frente". "Lo que el amor lo ha unido, ahora lo une la hipoteca", apuntó.