domingo, 26 de abril de 2009

Catalanes entre 30 y 35 años


Los sueños de una generación

ÀngelCastiñeira y Josep M. Lozano - LA VANGUARDIA 26/04/2009

Por razones coyunturales, últimamente se habla - y mucho nos tememos que se seguirá hablando-de la generación Bolonia. Sin embargo, fuera de los focos del espectáculo callejero, una generación está emergiendo silenciosamente.

  1. Tienen entre 30 y 35 años.
  2. Algunos de ellos son profesionales que ocupan niveles intermedios de responsabilidad y pronto, con un poco de suerte y el permiso de la crisis, asumirán cargos directivos.
  3. Son los hijos de la transición democrática y los primeros que no conocieron el franquismo. Por eso mismo, se autodefinen como no traumatizados (por los déficits, urgencias y complejos de sus padres).
  4. Forman parte de su normalidad la lengua catalana, TV3, el rock catalán, la referencia europea, la laicidad, las nuevas estructuras familiares o los viajes.
  5. No han padecido ni la mili ni la peor versión preconciliar del catolicismo.
  6. Han vivido un bienestar sin precedentes, están bien formados, valoran el confort y tienen capacidad de elegir.
  7. Viven el ritmo de la inmediatez y la aceleración, razón por la cual la gestión del tiempo y las prisas forman parte de su realidad cotidiana.
  8. También forma parte de su universo una cierta retórica de lo global, la interconexión en redes y el acceso a, y el consumo constante de, información.
  9. Comparten de manera difusa los nuevos valores del respeto a la diversidad, el pluralismo y la sostenibilidad, pero, a pesar de ello, adolecen de la falta de una causa común generacional.

Abusando de Buero Vallejo, podríamos decir que, a pesar de sus limitaciones, sus padres encarnaron la épica de "un soñador para un pueblo". Ellos, en cambio, se diría que viven generacionalmente "en la ardiente oscuridad". A lo peor, ni ardiente. ...

artículo incompleto