lunes, 22 de diciembre de 2008

Los jóvenes conocen el riesgo de las drogas pero lo desprecian

Los españoles de 15 a 24 años piensan que 'colocarse' es algo normal para su edad - Temen más un accidente o una sobredosis que convertirse en adictos

MARÍA R. SAHUQUILLO - Madrid - 18/12/2008

Los jóvenes españoles conocen los riesgos de consumir drogas pero los relativizan. Muchos aseguran que los "beneficios" que atribuyen a estas sustancias -"aguantar más de marcha", "divertirse", "desinhibirse" o "potenciar las sensaciones"- les compensan frente a sus riesgos. Creen que tomar estas sustancias es malo, arriesgado y peligroso, pero también lo ven como algo "normal a su edad". La mayoría de los chicos de 15 a 24 años tiene más miedo a un mal viaje, a la muerte por sobredosis o a tener un accidente de tráfico por el consumo de estas sustancias que a las enfermedades o adicciones que, a largo plazo, pueden generar las drogas. Creen que nunca sufrirán este tipo de daños porque su consumo es "experimental".

El consumo en el ámbito de ocio se considera más legítimo

Todo tiene una edad, y para los jóvenes españoles la suya es la de probar. La mayoría de ellos cree que es normal y hasta necesario consumir drogas en determinados momentos de la vida: la adolescencia y la primera juventud.

El estudio La lectura juvenil de los riesgos de las drogas: del estereotipo a la complejidad, realizado por la Fundación de Ayuda para la Drogadicción (FAD) y basado en las encuestas personales a unos 1.200 jóvenes entre 15 y 24 años sostiene que éstos consumen fundamentalmente para sentirse integrados y no "raros". Un 20% cree que las drogas tienen sus riesgos "como todo lo que merece la pena en esta vida". Un 13% asegura que no suponen más peligros que cualquier otra forma de diversión.

Para Nuria Romero, profesora de Antropología en la Universidad de Granada y experta en drogas, los datos del estudio revelan una "normalización" del consumo de estas sustancias. "Se ha minimizado la importancia de las drogas como problema social y eso hace que los jóvenes no tengan la presión que ha habido en otros momentos", dice.

Pero los jóvenes tienen, según Eusebio Megías, director técnico de la FAD, una consciencia clara, "incluso más que políticamente correcta", de los riesgos de estas sustancias. Pero individualmente. Su discurso grupal muestra una "relativización" de su uso. "Nadie escoge la opción de que sólo hay peligros. Los jóvenes no banalizan el consumo de drogas, pero analizan los riesgos y los beneficios y creen que estos últimos son superiores", explica.

Una percepción que tiene mucho que ver con su forma de pensar. El 41% de los jóvenes considera el riesgo algo propio de su edad, algo que deben afrontar y cuya superación es positiva. El 23,6% se muestra básicamente de acuerdo en que la convivencia con los riesgos es algo necesario en su edad, pero se muestran partidarios de la reflexión y la cautela. Sólo el 29% de los jóvenes españoles está claramente en contra de asumir riesgos y se muestra prudente, según el estudio de la FAD en el que han participado el Plan Nacional de Drogas y Obra Social Caja Madrid.El 86% cree que consumir cocaína habitualmente tiene un gran riesgo, frente a sólo el 66,6% de los que atribuyen ese riesgo grave a no utilizar preservativo. Sin embargo, tanto en el primer caso como en el segundo un porcentaje de ellos -un 13% en el caso de la cocaína y un 37,4% en el del preservativo- cree que compensa.

Así, los jóvenes tienen la información, saben a lo que se enfrentan, pero deciden consumir o adoptar conductas de riesgo. "Cuando se es joven los peligros a largo plazo se ven mucho más lejanos", sostiene Romero, quien explica que muchas veces es complicado que esa información se traslade a las actitudes.

Además, la mayoría de los jóvenes ve legítimo cierto tipo de consumo de drogas, el que hacen ellos mismos y el que se hace en el ámbito del ocio, según el estudio. "Piensan que si hay un adulto que toma estas sustancias es porque tiene problemas, que si no, lo habría dejado. Igual que creen que sí se puede consumir drogas para salir por ahí pero no para ir al trabajo", analiza el director técnico de la FAD. "Así, estas variables de 'yo sí tengo la edad y consumo sólo en el ámbito apropiado por lo que no tengo problemas' funcionan como legitimadores", matiza.

Para ellos la cocaína es la droga más peligrosa, seguida de las pastillas, el cannabis, el alcohol y por último el tabaco. A pesar de esto, un 2,3% de los jóvenes de entre 14 y 18 años aseguró en la última Encuesta Escolar sobre Drogas que la había consumido en el último mes. Según la última Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas en España que analiza el consumo de estas sustancias en la población, el 3% de los españoles ha consumido cocaína en los últimos 12 meses. Un porcentaje que se alza al 10% con el cannabis. Sin embargo, lo más peligroso para ellos, según el estudio, es el policonsumo. Un 81% lo califica como riesgo grave.