sábado, 13 de febrero de 2010

Cultura (secretillos de tíos)

Firma invitada En el número 350 de este suplemento nos preguntábamos en el dossier ´El sexo de la cultura´ acerca de la especificidad femenina en el ámbito creativo. Eloy Fernández Porta replica y propone un cambio de perspectiva

ELOY FERNÁNDEZ PORTA  - 06/05/2009

Si es usted mujer, tómese este ejercicio como el sueño feminista de un gañán heteronormativo; si es hombre, tómelo como una pequeña excursión a la peculiaridad; en ambos casos, relájese y disfrute
La producción cultural española suele presentarse como una modalidad mas de la dominación masculina, en lo económico, en lo estadístico, en lo simbólico. En este contexto la masculinidad heterosexual funciona como identidad neutra, fuente primordial de los temas y preocupaciones universales. Por contraste, la feminidad es codificada como una perspectiva peculiar, centrada en si; misma, que debe rendir cuentas de su propia sexuación antes que de sus valores creativos, y por encima de ellos. Esta tesis se ve reforzada si acudimos a las Historias de las distintas manifestaciones creativas. En todas ellas el concepto de tradición se define implícitamente como "complicidad masculina apta para mujeres", es decir, como una serie de maestrazgos, enseñanzas y herencias en la cual algunos hombres y mujeres "son influenciados" por antecesores masculinos, pero las mujeres no tienen por costumbre "influenciar" a los hombres. De este modo la complicidad viril adquiere legitimidad absoluta y transversal, mientras que la complicidad entre féminas - "la tradición femenina"-es sólo eso, cosas de tías. ...

Eloy Fernández Porta Escritor (Barcelona, 1974), su último libro publicado es Homo sampler. Tiempo y consumo en la Era Afterpop (Anagrama, 2008)